martes, agosto 21, 2007

La vajilla buena

En mi casa, cuando se trata de bajar al trastero, siempre soy yo el elegido. A veces pienso que la puerta tiene truco y soy el único que lo conoce, porque otra razón no se me ocurre. Pero ese no es el tema.

Hace un par de meses, mientras hacía hueco a unas nuevas maletas, topé con unas cajas en las que nunca había reparado. Al volver a casa, la respuesta de mi madre me sorprendió un poco: “debe de ser la vajilla buena”.

Más tarde, cuando le pregunté por ella, mi madre me explicó que compró al casarse la vajilla buena, esperando estrenarla en la primera ocasión especial que se le presentara.

Pasaron los meses, y la vajilla seguía en su caja, hasta que acabó cayendo en el olvido. Al cabo de unos años, guardada en el trastero, todos se olvidaron de ella. Mis padres compraron otra vajilla y olvidaron haber tenido nunca la anterior.

Hasta que yo tropecé con ella.

El caso es que todo esto de la vajilla me hizo pensar. Por miedo a estropearla, mi madre nunca llegó a disfrutar de aquella vajilla que en su momento le hizo tanta ilusión y ahora, veintiséis años después, ninguna de sus piezas había salido nunca de su embalaje.

A las personas nos pasa a veces lo mismo.

No puedo evitar pensar en aquella vajilla como aquellas cosas que conseguimos pero que no somos capaces de disfrutar por miedo a estropearlo; en los miedos que nos acompañan antes de dar un gran paso.

Y aunque es perfectamente normal sentir miedo ante el cambio, no debemos amilanarnos ante los obstáculos, sino que debemos seguir adelante.

Porque nunca podríamos perdonarnos olvidar algo que podría cambiar nuestras vidas durante veintiséis años en el fondo del trastero.

Al fin y al cabo, de lo único que debemos arrepentirnos es de las cosas que no hemos atrevido a hacer.

14 comentarios:

una tacita de la vajilla dijo...

una gran teoria javi...gracias por aceptar mi sugerencia y escribirla....era necesario que la compartieras con el mundo.....
muchas veces hay cosas que vamos guardando por miedo a estropearlas...tambien con las personas... vease la tipica frase de "ese chico/a es perfecto para casarse pero ahora no es lo que busco..."
enfin...te dejare q plagies mis teorias sobre la maleta llena y cual mas te conté??
duerme bien q lo necesitas
un beso muy gordo....

Alvaro dijo...

Gradísima la frase con la que acabas. Es una verdad como la copa de un pino.
Y habría que llevarlo más a la practica.
Un abrazo!

Javi dijo...

Mi querida tacita,

La verdad es que me ha gustado mucho escribir este post; de verdad pienso que merece la pena tirarse a la piscina...

En cuanto a lo de tus otras teorías... tiempo al tiempo, todas se irán paseando por el blog!

A Álvaro,

Si algo he aprendido en los últimos años es a aprovechar todas las oportunidades que se me presentan, y a luchar por aquello que quiero.

A veces sólo tenemos que ser coherentes con nosotros mismos.

Besos a la tacita, un abrazo para Álvaro!

el dj mas cotizado dijo...

sin riesgo no hay gloria... no digo mas

Yamy dijo...

igual que una parte de mi casa, inmaculada, guardada para visitas, hoy en dia la usamos como se tiene que usar, para que comprar 100 m2 si solo vas a usar 80m2 durante 20 años?

esto del "comedor" "salon"... tendrían que estar prohibidos!

GABI dijo...

Buenas!
Ya está aquí de vuelta la sevillana.
A mi me parece después de leer tu entrada que lo que te da es un poco de respeto el volar de erasmus. A lo mejor me equivoco y he visto algo que no hay.
Si es eso, no te preocupes que a todo el mundo le pasa lo mismo.
¿Cómo han ido esas vacaciones?
Un beso!

la anónima de siempre dijo...

JAVI!
qué tal? yo de vuelta a casa por vacaciones!

una vez,me ha encantado tu post,me he sentido muy identificada 100%con la frase que ha dicho tu amiga tacita sobre "ese chico/a es perfecto para casarse,pero ahora no es el momento"...creo,que todos en alguna ocasión hemos estado muy vinculados a alguien ,hemos estrechado lazos muy fuertes con alguna persona,pero por ese miedo a..."malinterpretar,ahora no,con él/ella no, no me puedo comprometer,y si fallo?,y si...y si..." por esos miedos, no sabemos saborear lo que tenemos entre manos y la mayoría de veces la fastidiamos 100% y lo que era perfecto,se queda con la frase de...si aquel día hubiera dicho,hecho...todo sería diferente...

por cierto,te vas de erasmus? ahora disminuyen las posibilidades de nuestros encuentros invisibles por valencia!!!jejejeejej

besete enormeeeeeee

cambio ser tacita por platito.... dijo...

javi... me estoy cansando de ser tacita....me gustaria ser otra cosa....a ver si actualizas el blog hijo q con tanto "furbol" ya nos olvidas...
mua

Andrés Verdeguer dijo...

Nuevo festival vinilo valencia

28 y 29 de sept en la sala Red Shoe (Camí de Moncada, 128)

http://www.vinilovalencia.com/noticias.php?id=62

Un saludo!

cons dijo...

Al leerte me sorprende y me pregunto si este javi es el tito loren al que yo conocí...

Me ha encantado el Post, la vajilla...sí, para que estrenarla si se puede romper...

A veces necesitamos de un amigo, de alguien que nos empuje a ser valientes y arriesgarnos.Y si se rompe...pues ya buscaremos otra. Mientras tanto, procuraremos cuidarla con todo el empeño del mundo y hacer de nuestra vajilla la mejor y mas preciada del mundo...

Se te echa de menos por los mundos italianos

1 besooo

J i m e__ dijo...

una tacita de la vajilla tiene mucha razon cuando dice que tu teoría se comparte con el mundo.
Te escribo desde Argentina y llegué a tu blog por casualidad pero me identifiqué con un escrito en cuanto al cambio de horario y decidí dejar además de mi agradecimiento por sentir que no soy la única, mis felicitaciones por tu blog y tus escritos. Excelente capacidad la de poder a través de pequeños hechos retratar grandes cuestionamientos que nos hacemos varias veces en la vida.
Saludos!

erika dijo...

UN POQUITO MÁS FELICES... Aveces guardamos esa vajilla esperando usarla para una buena ocasión y el tiempo de eso nunca llega. ¿Es acaso que no nos damos esa pausa en el camino para apreciar lo que tenemos? a mi me pasa a menudo. Me ayudaste a hacer la pausa que necesitaba, de esa forma el mundo que me rodea y yo seremos más felices... Pues el alma como el cuerpo necesitan un respiro; el vendaval de la actualidad nos hace ir muy de prisa sin dejarnos dirigir la vista a lo que realmente nos importa y en el camino vamos inyectando pena a nuestro entorno y lo que realmente debemos hacer es entregar amor. Denle un abrazo a quienes aman y serán un poquito más felices...

Erika C. G.

Anónimo dijo...

En mi casa hay un montón de cosas embaladas: mantelerías, sábanas, cucharitas de no sé qué... ¿Para qué? Para que mi hermana y yo las heredemos intactas?

TRI dijo...

Hola!
no me conocéis me llamo Patri, y me dedico a pintar vajillas.
El caso es que buscando para ver que hace la gente he encontrado este post, y me ha hecho mucha gracia.
Siempre he pensado que no hay nada más inutil que guardar cosas, sin disfrutarlas, por miedo a que se estropeen. Pero casi todas nuestras madres han hecho eso...
Una idea: yo he usado las cubiertas de encaje que guardaba mi madre para mi como cortinas en el salón y en el dormitorio. Me gustan las labores, pero soy práctica y se duerme muy bien con un nórdico.
Espero no haber sido indiscreta o molestaros.
Un saludo, Patricia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.